Y A MÍ, ¿ME FALTA LITIO?.

 

 

images Litio

 

Los medicamentos son imprescindibles en el tratamiento del Trastorno Bipolar y la piedra angular del tratamiento farmacológico son los  denominados eutimizantes, estabilizadores o reguladores del estado de ánimo.

La estrategia terapéutica  en el Trastorno Bipolar será diferente si la persona está en una fase maniaca, en una fase depresiva o se encuentra en un periodo de remisión donde precisará un tratamiento de mantenimiento.

Los fármacos utilizados en el tratamiento de mantenimiento “regulan” el estado de ánimo y evitan las recaídas tanto maníacas como depresivas. Son medicamentos que el paciente deberá tomar a largo plazo.

El eutimizante mejor y más utilizado son las sales de litio, comercializado en España con el nombre de Plenur.

Aunque el litio aparece en el organismo humano en cantidades mínimas, los pacientes que padecen un trastorno bipolar lo necesitan como tratamiento. No se trata de que al paciente “le falte litio”, sino de que este mineral le ayudará a normalizar su estado anímico.

El litio ayuda a prevenir la aparición de fases sobre todo maníacas, pero también depresivas.

La dosis de Litio que necesita cada paciente es diferente, por ello se deben controlar sus valores midiendo su concentración en la sangre.

Este análisis se llama Litemia. Las litemias se deben realizar periódicamente para a determinar la dosis necesaria y efectiva en cada caso.

Tomarlo durante largo tiempo no perjudica el cerebro ni ningún otro órgano, pero  deben realizarse los controles adecuados y valorar especialmente la función renal y la tiroidea.

Por lo general, el litio es un fármaco bien tolerado. Sus efectos secundarios más habituales  son: temblor, sed, necesidad de orinar más de lo habitual, diarrea, dolor abdominal y mareo.

Algunas situaciones, como la sudoración abundante, ( ejercicio extremo, saunas…) una dieta con poca sal, diarreas o el uso de algunos diuréticos, implican una pérdida relativa de sal. Cuando esto sucede, en el riñón se absorbe mayor cantidad de litio, por lo que tomando la dosis habitual del mismo se podrían manifestar síntomas de intoxicación.

Los síntomas de intoxicación serán al inicio parecidos a los efectos secundarios, aunque de mayor intensidad y se pueden acompañar de desorientación y  confusión. Esta situación requiere la consulta urgente en un hospital general. Una intoxicación severa puede precisar diálisis.

Si estáis en tratamiento con litio aquí podéis acceder  en PDF a este Manual de Tratamiento con Litio  del Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco.

Existen otros “eutimizantes”  (usados también para el tratamiento de la epilepsia) que  han demostrado  prevenir recaídas del Trastorno Bipolar, son: el ácido valproico, la carbamacepina, la lamotrigina, la oxcarbacepina y el topiramato.

Anuncios

Acerca de Juan Manuel Alonso

Psiquiatra de la Red de Salud Mental de Gipuzkoa ( Osakidetza)
Esta entrada fue publicada en Depresión, Eutimizantes, Guias, Litio, psicofármacos, Tr bipolar. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Y A MÍ, ¿ME FALTA LITIO?.

  1. Pingback: Tengo un Trastorno Bipolar. ¿Cómo me cuido? | El Módulo 2.0

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s