El Trastorno Bipolar (2ª parte)

     

Los cuatro humores

Los cuatro humores de Hipócrates: Bilis, bilis negra, flema y sangre  con sus cuatro caracteres: colérico, melancólico, sanguíneo y flemático.

 Los antiguos Griegos postularon una relación entre los humores y el carácter de las personas, de forma que aquellos individuos con mucha sangre eran sanguineos y sociables, aquellos con mucha flema eran flemáticos y tranquilos, aquellos con mucha bilis eran coléricos, y en los que predominaba la  bilis negra eran melancólicos. 

Areteo de Capadocia (médico griego, s. I d. de J.C.), figura como el primero en señalar que la manía y la melancolía formaban parte de un único trastorno: «algunos pacientes después de estar melancólicos tienen cambios a manía…por eso esta manía es probablemente una variedad del estado melancólico… La manía se expresa como furor, excitación y gran alegría… Otros tipos de manía tienen manifestaciones delirantes de tipo expansivo: el paciente tiene delirio, estudia astronomía, filosofía… se siente poderoso e inspirado». 

La característica central del trastorno afectivo bipolar implica erupciones periódicas de episodios afectivos intensos.

Es muy importante entender que aunque los cambios de humor, en el trastorno bipolar, se ven afectados por el estrés,  es básicamente una enfermedad biológica/médica,

Los cambios de estado de ánimo en el Trastorno Bipolar se llaman “episodios afectivos”. Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos.

Estos episodios afectivos provocan síntomas que duran de una, a varias semanas. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los episodios afectivos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en los niveles de comportamiento y energía.

Los que sufren un episodio maníaco pueden:

  • Sentirse muy “alegres” o “animados”.
  • Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”.
  • Hablar muy rápido de muchas cosas distintas.
  • Estar inquietos, irritados, o “sensibles”.
  • Tener problemas para relajarse o dormir.
  • Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común.
  • Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno.

Los que sufren un  episodio  depresivo  pueden:

  • Sentirse muy “deprimidos” o tristes.
  • Sentirse preocupados y vacíos.
  • Tener problemas para concentrarse.
  • Olvidarse mucho las cosas.
  • Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos.
  • Sentirse cansados o sin energía.
  • Tener dificultad para dormir.
  • Pensar en la muerte o el suicidio.

Del diagnóstico y el tratamiento comentaremos en siguientes post pero no olvidéis que la lectura en internet no sustituye a la consulta médica.

Anuncios

Acerca de Juan Manuel Alonso

Psiquiatra de la Red de Salud Mental de Gipuzkoa ( Osakidetza)
Esta entrada fue publicada en Depresión, General, Tr bipolar. Guarda el enlace permanente.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s